domingo, 14 de septiembre de 2014

Porque cuidan su ceguera

En Sueño Profético decía Teresa de Ávila:

Si este Dios bajara otra vez a la Tierra,
más se esconderían que saldrían a recibirlo.
Más pensarían:
¿Por qué habrá bajado?,
yo vivía mejor sin Él,
yo ya no puedo engañarlo.

Esto pensarían los hombres
que viven tan alejados
de cómo es esta Gloria,
de cómo serán juzgados.

Viven tan lejos, tan lejos,
que su vivir es maltratar
y darle un gran desprecio
al que los puede enterar
del Vivir de Aquí del Cielo;
del vivir sin el pecar,
del vivir siempre contento,
con ansias, cada día más,
de adorar a Dios del Cielo.

Siempre que yo hacía un pensar,
cuando vivía en el suelo,
era mi primer pensar,
éste que Aquí estoy diciendo:
¿Cómo puede vivir el hombre
sin querer a Dios quererlo?
¿Cómo quiere lo que acaba
y no busca este empiezo?
Empiezo, que si empieza,
es lumbre que va corriendo
por ramajes que están secos
y agua no persiguiendo.

Aquel que haga un pensar
y viva este comienzo,
no lo para vendaval,
porque ya es lumbre corriendo
sin llevar agua detrás.

Si Dios bajara a la Tierra,
no dejarían de llorar
los pocos que a este Dios aman,
cuando vieran el despreciar
que otra vez el hombre diera.

Desperté, oí:

Que el hombre no quiere a Dios,
su vivir da la respuesta.

Que otra vez darían desprecio.
¡Lo dan sin que baje a Tierra! 

¡Ay hombres, que andan ciegos
porque cuidan su ceguera!

¡Ay hombres, que si pensaran
en el Cielo y en la Tierra,
en la Gloria y el Infierno,
en la muerte cuando llega,
que no te sirve disculpa
porque mentira ahí queda!

Yo, cuando viví ahí
la vida que fue de guerra,
cuántas veces de rodillas
me entraba alegría y pena.
Alegría, cuando iba
sin pensar lo que dijeran.
Y pena, cuando pensaba:
si Dios bajara a la Tierra,
qué pocos Lo seguirían.

Habría muchos buscándolo,
y otra vez Lo matarían.

Este Mensaje, al leerlo,
a pocos les dará risa.

Porque Dios molesta al hombre,
tan sólo pensar que viva.

TERESA DE ÁVILA


***

Libro 12 - Dios Comunica y Da Nombres - Tomo II - Capítulo 6