martes, 22 de junio de 2010

El hombre desprecia a Dios y teme al hombre - Libro 94 - Dios Manda en Su Gloria que Enseñen - Tomo XV - Pag. 19-20


En Sueño Profético decían:

El hombre le teme al hombre, pero no le teme a Dios. Si el hombre esto pensara, vería cómo es Dios, y el hombre qué mal Le paga.

Dios está detrás del hombre ofreciéndole su Gloria y guardándole el Perdón para el arrepentimiento que le diga: “Señor, quiero seguir tu Camino cuando oiga tu Perdón, que yo sé que me perdonas, porque tu Venida fue para enseñar a amarse y a perdonar”.

Pues sabiendo esto, el hombre desprecia a Dios y teme al hombre. El hombre castiga, y Dios perdona. Pero si desprecias sus Palabras, Él te niega la Gloria.

Dijo uno:

Esto no es castigo, esto es desprecio a Dios, Dueño del mundo, y este desprecio Dios quiere que quede al descubierto, al descubierto para el hombre, no para Dios, porque Dios ve tu espíritu.

Dios deja que el hombre vea tu espíritu en la actuación de tu cuerpo, por eso Dios está dejando aquí a muchos al descubierto.

Desperté, oí:

Decían en el Arrobo, que el hombre le temía al hombre y no le temía a Dios.

El hombre puede matar tu cuerpo, pero tu espíritu queda vivo para Dios.

Tú no dejes los caminos que Dios quiere para que conozcan al Elegido.

Para que no pongan muralla diciendo: “Yo no sabía que Esto pasaba”.

Esto es Dios, y nadie puede poner un “no”.

Grande lucha tendrán los espíritus que no son de Dios, cuando vean que Esto dicho en la Gloria no puede callarlo el dinero, los títulos o cargos.

El Poder de Dios irá abriendo puertas para que estos Mensajes más se conozcan.

El que tenga cargo en la Tierra y desprecie este Mando, no podrá llamar a Dios cuando vea la muerte acompañada del Diablo.

No pueden negar a Dios y luego a Dios llamarlo.


***