domingo, 13 de junio de 2010

El no acudir, es falta de Amor - Libro 94 - Dios Manda en Su Gloria que Enseñen - Tomo XV - Pag. 80-81


En Sueño Profético decían:

La presencia del Elegido hace falta en el bien y en el mal. En el bien, para ayudar. Y en el mal, para quitar el disfraz del engaño al que se nombra cristiano.

Cuando se cree, se busca. Y cuando se busca, se encuentra, y ya puedes decir: “Dios a mí también me premia”.

No es igual decir “me han dicho”, que decir “yo lo estoy viendo aquí, en el sitio que Esto está ocurriendo”.

Perderán muchos la Gloria por dar a la Palabra de Dios este gran desprecio.

Desperté, oí:

Sean cundidas estas Palabras.

El ArroboDesprendimiento del espíritu por la Fuerza del Mando de Dios y obediencia en la carne esperando el retorno del Mando (L.76-Pag.73-74-75) no puede nadie hacerlo como no lo haga Dios.

Arrobo es hacer que el cuerpo quede por unos minutos sin el espíritu, y el espíritu lleve al cuerpo al Mando de Dios.

El cuerpo queda como traje que espera que el cuerpo se lo ponga.

Este Poder de Dios, el hombre sabe que no es de la Tierra.

Pues si ves que Esto es Poder de Dios, el no acudir, es falta de Amor.

El Amor conoce todo lo que Dios le da Mando en la Tierra.

Si Esto lo desprecias, no llames a Dios cuando tu cuerpo la muerte sienta.


***