domingo, 20 de junio de 2010

"Haced el bien siempre que podáis" - Libro 54 - Hechos de Jesús Perdidos, Hoy Dictados en Gloria - Tomo VII - Pag. 88-89-90


En Sueño Profético decían:

Las buenas obras son las que presentan al Elegido. Y es que sus obras son públicas y no pueden estar en secreto.

Dios, cuando vivió con Cuerpo, este fue el sello que Le puso al que Lo siguió:

“Haced el bien siempre que podáis, que vuestra obra irá diciendo que sois míos, y ya nadie os quitará el sitio”.

Dijo uno con Mando de Dios:

“Si aquí no hubiera obra, ya habrían prohibido hablar de esta Teología que al teólogo hace alumno de Dios. Pero el que Dios trae Aquí, a su Reino, no habla él, habla Dios en su espíritu y en su boca. Por eso estos Mensajes no han podido prohibirlos. No han podido prohibir ni una frase ni un Hecho que Dios haya dictado y haya dicho que ocurrió cuando Él iba con sus Discípulos. De estos Hechos hay un título para los Libros donde son publicados, que Dios mandó que se le pusiera: “Hechos de Jesús perdidos, hoy dictados en Gloria”.

Siempre que te vean sea haciendo el bien en el prójimo. Aquí se conoce, sin querer conocer, al que Dios le habla, porque ven acción y Palabras que no son suyas.

Desperté, oí:

La obra tiene más precio que las palabras.

Las palabras puedes copiarlas. La obra es difícil copiarla.

Tienes que tener un Amor grande y despreciar todo lo que pueda engañarte.

Llevar siempre alegría en tu cara y pensar que Dios, cada día, más en ti confía.

Este Caso cada día, más se está cundiendo, y desafía diciendo, que otro Caso igual a éste no hay.

El Poder de Dios, de Esto, no se retira.

Porque su Poder tiene al mundo con vida.


***