miércoles, 9 de junio de 2010

Si no hay sufrimiento, no puedes presentar el título en el Cielo - Libro 52 - Dios Habla Al No Quiero del Hombre - Tomo IV - Pag. 148-149-150


En Sueño Profético decían en la Gloria Palabras que daban alegría y miedo:

Estas dos palabras van muchas veces unidas.

La alegría la tiene el que cree Esto y ve la cantidad de cartas que están enviando pidiendo para este Elegido premio, y lo que se está dando a conocer este Caso.

Esto da alegría. Y miedo, al que pudo hacer y puede, y no hace por dar a conocer este Caso.

Dijo un espíritu que sigue el Mensaje:

Éste que pudo hacer y no hizo, cuando vea el Escándalo que se está formando, tendrá que pensar: “Señor, ¿cómo yo que pude hacer y no hice, ahora que estoy enfermo, voy a pedirte la curación de mi cuerpo?” Pues éstos son los que tienen que vivir ya como si estuvieran muertos, y viviendo su espíritu en el sitio que su nombre es: Infierno. Esto le extraña más al fariseo que cumple las Leyes de Dios, Ofendiéndolo, llevando una ofensa medida, y la otra, escondida, para hacer mal donde Dios habla.

Desperté, oí:

Las palabras alegría y miedo son para pensarlas.

Muchas veces engaña el bien al mal y lo deja en fracaso.

Que esto lo pueden ver en este Elegido, por el sufrir que está pasando.

Pero Dios le pone en su pensamiento estas Palabras:

“Si no hay sufrimiento, no puedes presentar el título en el Cielo”.

Este Caso ya no puede tener más altura que tiene.

El espíritu Dios lo trae a la Gloria. Y sus Palabras Dios las manda a la Tierra.

Decían en la Gloria, que el Elegido, para ser Elegido, antes tuvo que pasar caminos de pinchos.

Si todos los que conocen este Caso pensaran en la muerte, cuidarían del Elegido, para cuando muriera el cuerpo, estar en la Gloria juntos.

Las cintas grabadas con la letra de estos Mensajes, que se cundan.

Porque en ellas, uno canta o habla, y muchos lo oyen.


***