martes, 6 de julio de 2010

El sufrimiento sin Dios quita fuerza - Libro 92 - Dios Habla al No Quiero del Hombre - Tomo VII -Pag. 49-50


En Sueño Profético decían:

¡Qué fuerzas te da Dios cuando fuerzas tú Le pides! Pues si Dios no te mandara estas fuerzas sería imposible tirar del sufrimiento que los espíritus que no son de Dios te mandan.

El sufrimiento se achica si ve que tú con más puedes, porque el contacto de Dios lo lleva siempre tu mente, y al llevar este contacto, Dios en fuerzas ya responde.

Dijo uno:

Si observas al que sufre y a Dios sigue, le verás actuaciones que te harán que lo estudies. Si ves un carro atrancado y con tres hombres no hay bastante para sacar las ruedas de donde tenía el atranque, y después ves que uno solo de allí el carro saca, es porque Dios le mandó ayuda. Pues igual es el atranque de la vida cuando el sufrimiento pone el atranque.

Desperté, oí:

El sufrimiento sin Dios quita fuerza, da tristeza y hace que llegue la desesperación.

Pero si en el sufrimiento buscas y llamas a Dios y siempre miras al Cielo, te refuerzan las virtudes y ya le puedes al sufrimiento.

Sólo te hace falta este corto pensar:

Si a Dios, siendo Dios, el hombre le manda tantos sufrimientos, ¿quién soy yo para tener la felicidad al completo?

El sufrimiento se achica si tu Amor a Dios va creciendo.

Pero es pena que el sufrir te retire de Quererlo.


***