jueves, 29 de julio de 2010

"Si el hombre creyera en lo que nombra una vez al año" - Libro 57 - La Palabra del Creador - Tomo VI - Pag. 41-42


En Sueño Profético se oían estas Palabras:

“Tu Paz no tiene noche ni día, ni fecha. Tu Paz es la Paz que mi Padre pone en Mí y Yo doy al espíritu que traigo a mi Gloria para que el hombre no olvide mi Existencia. Si el hombre creyera en lo que nombra una vez al año, -mi Nacimiento como Hombre en la Tierra-, viviría la Presencia de mi Padre, y la mía la recordaría con Cuerpo, y ya tendría que enseñarla. Mi Padre, con su Poder, hizo mi Cuerpo de Carne, con el nombre de Dios Hijo. Pero somos un solo Dios: “Dios Padre y Dios Hijo”. Si el hombre creyera, no estarían en silencio los que a Mí me representan.”

Desperté, oí:

Ha sido la Voz de Dios Hijo la que ha dicho estas Palabras, que mucho nombraban la “Noche de Paz”.

Decían, que si creyeran en sus Palabras, la “Noche de Paz, no sería una noche, ni un mes, ni un año.

Sería toda la vida que el cuerpo viviera.

Esta Paz el Elegido la lleva, aunque guarde la tristeza, pero a Dios le pide Fuerzas.

Estas Fuerzas no pueden estar ocultas, porque el cuerpo sin Fuerzas, es casa vacía, ave sin alas, noche sin día.

Se va a explicar lo que se ha nombrado y Aquí se dictan:

La casa vacía, no te da compañía.

El ave sin alas, sería en la Tierra despreciada. Y muerta, porque su alimento está en las alturas.

Ya la noche, sin día, el mundo muerto quedaría.

Debería el hombre cantar la Paz, haciendo el Mando que Dios manda, para no perder esta Vida.

El que Dios elige, siempre llevó la Paz de compañía.

La Paz es el mayor documento que no se puede ocultar.


***