sábado, 24 de julio de 2010

Tu tiempo ya está cumplido para hablar con temor - Libro 92 - Dios Habla al No Quiero del Hombre - Tomo VII - Pag. 33-34


En Sueño Profético decían:

Se está aproximando el día en que no enseñes al que enseñaste y aprendió. Esto tiene gran peligro por el Permitir de Dios. Los espíritus del mal siempre te harán ver que lo que tú estás haciendo es lo mejor, pero que tú no estés cerca del Mando que aquí da Dios.

Dijo uno:

Tienes que tener rebose Divino para estar en la Tierra y seguir este camino. Pues si no hay rebose, todo es sacrificio. Es no tener tiempo, es querer que otro ya coja tu puesto. Que este pensar siempre lo está poniendo el espíritu del mal. Por eso empieza el Mensaje duro para el hombre y con pena para la Gloria de Dios.

Tu tiempo ya está cumplido para hablar con temor, por la opinión que el que oiga ponga. A ti te oyen y no eres tú, y sí es tuyo el sufrimiento, por vivir Vida donde no hay cuerpo. Y que a esta Vida le dé el hombre desprecio, le ponga el nombre de sacrificio y el apellido "yo no puedo", esto, para el que ya aprendió, puede ser peligroso este juego.

Desperté, oí:

Igual que han dicho en el Arrobo, mandan que llegue a la materia para que sea cumplido el Mando que den en Gloria.

"Se está aproximando el día en que no enseñes al que enseñaste y aprendió".

Pues aprender sin seguir, no hace falta explicación de que el Amor de Dios se achicó en ti.

Y ya, sin grande rebose, es gran trabajo el seguir.

Haz esta oración corta y siempre mirando al Cielo:

"Señor, que la Tierra no me aparte de este Evangelio Diciendo"


***