viernes, 2 de julio de 2010

Sin querer, Dios hace que quieran - Libro 32 - La Palabra del Creador - Tomo III -Pag. 63-64


En Sueño Profético decían:

Sin querer, Dios hace que quieran, pues este Poder no es de la Tierra. Dios pone razones para que el que quiera, siga Aquí los pasos y luego compare si hay quien pueda vivir una vida dando alegrías y quitando penas, y siempre acercando a que a Dios quieran.

Dijo uno:

Dios le ha puesto, en el día pasado, algo que no le va el prohibirle el paso donde nadie visita porque el “¡ay!” y el sufrir es despreciado. Si el hombre pensara esto, veía a Dios al lado del que dice, “Dios me manda”, como pasa en este Caso. Todo lo que va de Dios, piensa que lleva Milagro. Que esto lo entiende más el que solo se confiesa y hace este pensar: “Señor, yo no Te hago servicio ni en el enfermo ni en el hambriento, ni busco al pecador para traerlo al rebaño y que Te pida el Perdón."

Desperté, oí:

Dios siempre va en la compaña del que su Compaña quiera.

Y al que le da sus Palabras hace que el enfermo lleve la enfermedad de otra manera.

Qué fácil ha hecho Dios lo que estaba en olvido para el que quiere que maltraten al Elegido.

Dios deja su permitir hasta que hace Presencia y desbarata caminos y entierra las protestas.

Si el hombre tuviera Fe y creyera estas Palabras, podía ver Milagros que Dios hace en el que le da el Mensaje.

Sin Fe no existe Milagro.

Existe desesperación.

La Fe hace llamada en el Cielo y Dios da contestación.


***