sábado, 1 de enero de 2011

Animales - Libro 6 - Dios Manda en Su Gloria que Enseñen - Tomo I - Pag. 7-8


En Sueño Profético hablaban de los animales. Decían:

Los animales son creados, unos, para alimento del hombre; otros, para enseñanza, y mayoría para la distracción del hombre, para que el hombre vea una vida que sólo Dios la mantiene, porque las manos del hombre, tan sólo su toque, les quita la vida. También viven los dañinos, para que compare el hombre la mansedumbre y la bravura; la bravura de hacer daño al hombre con su veneno o fuerza para hacer destrozo. Éstos son los que los espíritus malos, muchas veces, se valen de ellos para hacer daño. Estos animales, que son creados por Dios, son también de utilidad para el hombre, y deben ser tratados sin lástima, utilizando sus provechos.

Dijo uno:

“El cordero y el palomo te hablan de Dios; en los pájaros, con sus trinos, oyes Gloria”.

Y vi una gallina echada y continuaban hablando, diciendo:

“Esta gallina da el calor de su vida a unos polluelos, que por su calor serán para ella sus hijos. Este hecho ya es enseñanza para el hombre”.

Vi un pájaro que en el pico sujetaba algo que le producía cansancio en el volar que llevaba, y el mismo dijo:

“Éste lleva el alimento para los cinco que le esperan, porque él se siente el fuerte del nido y se responsabiliza de mantenerlos hasta abandonar el nido que con amor hicieron, y sin trabajo, porque el amor les quitaba peso”.

“Estos son tan sólo dos ejemplos que Dios pone de los innumerables que hay. El hombre, si pensara en todos los ejemplos que Dios le tiene para que a Él lo vea, no tendría que hacer preguntas a otro hombre para saber si había Dios”.

Desperté, oí:

Este ArroboDesprendimiento del espíritu por la Fuerza del Mando de Dios y obediencia en la carne esperando el retorno del Mando (L.76-Pag.73-74-75) hace pensar
que si miras a los animales,
cada uno te dirá
el servicio que a Dios hace.

Te hablan del que Dios tiene
para seguir su Enseñanza.

Te enseña a que maltrates
al que puede darte lástima.

Y te hace comprender
que al malo, malo le manda.

Tienes que saber vivir
esta grandiosa Enseñanza.

Pues si no aprendes de Aquí,
haces al revés las prácticas.

Que te pueden confundir
con abrazar al que mata.


***