lunes, 24 de enero de 2011

Estos Dones no son comprendidos por el hombre - Libro 1 - Meditaciones y Palabras Directas con El Padre Eterno - Tomo I - Pag. 212-213


En Sueño Profético hablaban de la Fe y de la Esperanza. Decían:

Según la cantidad que amas a Dios, así tienes de Fe. La Fe es la que te da la Esperanza, y la Esperanza es la que te mantiene la Fe.

Teniendo Esperanza, vives en Paz y con gran tranquilidad de espíritu; tienes tal Confianza en Dios, que por empujones que las circunstancias te den, te sientes hecho roble.

Si piensas que todo termina en Dios, ¡qué poca importancia tienen los bandazos que en la vida material te han dado!

Hay quien dice que ama y no conoce la Esperanza, y su actuación es sin Fe.

Si te falta Fe, no puedes amar tanto como a Dios le agrada.

Desperté, oí:

Dios quiere que tú Le pidas con tanta Confianza, que al pedirle Le des las gracias porque en la petición Él te lo está otorgando.

Dios quiere que tú Le hables sabiendo que es Dios.

Al que Dios se comunica, tuvo antes sobra de Fe y de Esperanza.

Estos Dones no son comprendidos por el hombre.

El hombre no concibe que en la contrariedad brote una risa.

Sin pensar que esto en Confianza en Dios.

Si a Dios amas y en Él confías, él te dará lo que con Fe Le pidas.

Si pides sin Fe, tú no recibes, porque a Dios no se Lo pides.


***