jueves, 3 de marzo de 2011

Libertad de Dios y Perdón - Libro 7 - Investigaciones a la Verdad - Tomo I - Pag.185-186


En Sueño Profético me hablaban de la Libertad de Dios y del Perdón. Decían:

La Justicia de Dios la toman con más importancia ahí que Aquí. El hombre, con frecuencia, dice esta frase: “¿Cómo Dios no hace justicia en esta injusticia?”, olvidando que Dios juzga Aquí.

Desperté, oí:

Dios deja tanta Libertad, que hay veces que dudan de su Poder.

La Libertad, el Amor y el Perdón, esto, Dios, a todos hace el mismo reparto.

Hay quien hace uso de mucha Libertad, y emplea poco Amor.

La mayoría quieren a Dios por su Gloria.

Y ya, los que Él elige, antes de ser elegidos, no sabían que había Gloria.

Dios arrobaArrobo: Desprendimiento del espíritu por la Fuerza del Mando de Dios y obediencia en la carne esperando el retorno del Mando (L.76-Pag.73-74-75) el espíritu que no ha pensado en su Gloria y sí Lo ha amado.

La Libertad que el hombre coge ahí, algún peso le hace Aquí.

Si Dios diera Libertad y tú justicia no vieras, tú dudabas de este Dios, por pecador que tú fueras.

Yo, Agustín de Mónica, si ahí no hubiera llorado, ya, Aquí, a mi Dios, no hubiera buscado.


***