lunes, 28 de marzo de 2011

Llorar, cantar y dar gracias a Dios - Libro 2 - Meditaciones y Palabras Directas con El Padre Eterno - Tomo II - Pag.235-236


En Sueño Profético oía llorar, cantar y dar gracias a Dios. Decían:

Esto es ver el mundo en espíritu. Este llanto es nacimiento, lágrimas de ángeles, que al llegar el espíritu a la materia, la materia grita con la vida que el espíritu le da. Si nace materia sin llanto ni gritos, es materia del hombre sin vida de Dios.

El canto es alegría que al conmemorar su Venida, cantan las familias que están viviendo Vida sana de Dios. Estas gracias a Dios, que con tanto Amor oímos, son peticiones que han hecho a este Reino, y Dios ha concedido.

Otra vez oí llorar, pero llanto distinto. También se oía cantar, pero un canto repugnante. Ya no se oía el canto y se oyeron voces de insulto a Dios.

Dijo este espíritu de la Gloria de Dios:

Este llanto es llanto de adiós a un ser perdido, que ha tenido comprensión y unión con Dios; llanto de materia que Dios permitió que naciera, o materia que Dios permite su unión con la separación sólo de su Mando.

Este es el llanto que ahora oímos: Este llanto es llanto de pecadores que arrastran al que pecado no haya hecho, por el canto envenenado de vicios y de maldad. Este es el llanto que hace a chiquillos desgraciados, por falta de Paz en sus casas, de padres endemoniados. Los insultos son de hombres que nunca a Dios buscaron; esta noche están enfermos, y el rezo es Insultarlo.

Desperté, oí:

Dios le ha hecho ver el mundo,
sin verlo como este mundo es.

Le ha presentado el llanto
del nacido que nació.

Le ha presentado canto
de alabanzas a Dios.

Y gracias que da el cristiano,
por ser la Noche de Dios,
y ver a todos los suyos
en reverencia con Dios.

También ha oído a los hombres
despreocupados de Dios,
contentos de hacer pecados.

Y los insultos del mal,
que a la carne ha enfermado.

Dios le trajo Paz al hombre,
y el hombre quiere pecado.

Dos llantos se han oído,
pero le falta el callado.

Es más fácil en el momento
ponerle a la risa llanto,
que poner en el momento
la risa donde está el llanto.


***