viernes, 11 de marzo de 2011

Si Dios no permitiera Infierno - Libro 9 - Dios Habla al No Quiero del Hombre - Tomo I - Pag.252-253


En Sueño Profético hablaba Agustín de Mónica. Decía:

Si Dios no permitiera Infierno, no se salvaría el pecador. Si Dios no apartara, el hombre no amaría cuando no pecara, quedaría en un vivir correcto para el hombre, pero sin sentir Amor, y ya no pensaría en este Cielo.

Sientes más placer, cuando esperas a sabiendas de que espera este Dios que siempre está queriendo. Si Dios no apartara al hombre, habría que quitar el nombre de Gloria, porque Gloria y pecado, no sería sitio de Dios, ya sería ese mundo falso que lleva a pecar al hombre. Hay hombres ahí en la Tierra, de esos que a Dios no aman, que siempre están con esta pregunta: ¿Por qué existirá el Infierno? ¡Dios que dicen que es buen Padre!

Yo, cuando ya no pequé,
tenía que morder mis labios
para poder contener.

Si Dios no tuviera Infierno,
yo creo que no habría Gloria
y no miraría tanto al Cielo
pidiendo Misericordia.

¿Quién puede pensar en Dios
sabiendo que no condena?

¿Quién puede pensar que Dios
te dé Gloria aunque no quieras?

Pues aquí ya tienes claro
el por qué da Dios condena.

Desperté, oí:

El Perdón Dios te lo da,
cuando tú Perdón ya quieras.

Y la condena la da
para dejarte al final
Libertad que te encarcelas.

Si Dios no apartara al hombre,
ni la Salvación la diera,
¿cómo podrías decir:
“Señor, tu Perdón quisiera”.

Y si Infierno no consiente,
luego Aquí se juntarían
el falso y el inocente.

El Santo y el fariseo,
y el que le pidió Perdón,
y el que no quería Cielo.

AGUSTÍN DE MÓNICA


***