martes, 29 de marzo de 2011

¿Por qué el hombre nunca cree que Dios hable? - Libro 9 - Dios Habla al No Quiero del Hombre - Tomo I - Pag. 232-233-234


En Sueño Profético decían:

Si creyeran en Dios Vivo, no extrañaría que Dios hablara.

Si creyeran en esta Vida, al hablar, muchas palabras se pensaban.

Si creyeran que Dios ve los secretos que tú guardas, no tendrían ciertos secretos, porque Dios los desbarataba.

Esta pregunta es de Aquí: ¿Por qué el hombre nunca cree que Dios hable? El hombre ofende a Dios cada vez que esto desmiente.

Otra pregunta se dicta para que el hombre comprenda: ¿Se puede creer en Dios sin aceptar el arrobo? Esto es creer en hijo sin aceptar que tuvo madre; creer que el mundo es de Dios y que Dios tiene que callarse.

Ya puede el hombre adornar la opinión de no creer que Dios hable, que si cree que hay Dios, tiene que oír a alguien: “Esto me lo dice Dios y me dice que no calle”; esto fue antes del mundo de las personas de carne, cuando hablaba Dios en la Gloria con espíritu sin carne. Luego ya, cuando hizo el Mundo, fue comunicación de espíritu y carne.

Ahora viene otra pregunta: “Si no es Dios, ¿quién puede comunicarse?, ¿quién puede hablarle a los muertos que ahí vivos nada saben? Esos vivos que Aquí quieren desmentir este Mensaje, no llegan a desmentir la raíz, que es lo que vale.

No hay quien crea que vive Dios e intente mandar que calle al que diga: “Dios me dice que de su Gloria yo hable”.

Desperté, oí:

¡Dice tan mal “creo en Dios”,
pero imposible que hable!

Dice aun peor, creer
en aquellos Profetas
que hablaron antes de Dios,
cuando Dios vino a la Tierra.

Al hombre que no aceptara
que Dios, como Dios que es,
actúa con sus Palabras,
debería darle pena
de ver que Dios se callaba.

¡Qué fácil sería para Dios,
cuando el hombre no aceptara,
dejarlo en la actuación
que él quiere que Dios haga!

Pero Él tiene su Reino,
y al hombre nunca se iguala;
ahí deja su materia
“pa” que elija sus Palabras.

Y Dios aparta desde Aquí
al que él mismo se aparta.

Es mejor no creer en Gloria,
si crees que Dios no habla.


***