lunes, 5 de enero de 2015

Dos dijeron

En Sueño Profético decían:

Esta es la Gloria. Esto es Sitio donde habita Dios y los espíritus que a Él siguieron. Aquí vienen los que Él arroba, los que quieren más a esta Gloria que a la materia; los que creyeron en Dios y Lo amaron; los que cumplen las primeras Palabras que Dios mandó enseñar –que hoy son las mismas sin reforma–; los que nombran a Dios alabándolo; los que respetan sus Leyes; los que defienden al inocente; los que van al Prójimo con ansia de Dios, porque allí saben que a Dios sienten. Éstos creyeron en Dios y Amor vivieron. Para éstos es la Gloria, porque la Gloria quisieron.

Dos dijeron:

Dios, siempre que hace arrobo,
que estudie el hombre primero,
y encontrará un gran Amor
y un gran arrepentimiento.

El Amor le irá enseñando
en cada acto que hicieron,
y haga el hombre reverencia
como a Dios que estaba viendo,
porque encontrará actuaciones
que lo dejaran en silencio.

Y ya, al arrepentido,
que paró pecado y miró al Cielo,
le verás un sin vivir
de ir quitando pecadores
que pecado están haciendo,
sin importarles salud
ni dinero que perdieron.

Desperté, oí:

Desde esta Gloria te dicen
del que vive y del que arroban.

Hablan de dos personajes
que actúan en la obediencia.

Que Aquí decimos los nombres:
espíritu y materia.

Que Aquí te dice este Dios,
que Dios es sin preferencia.

Que si Dios eligiera al hombre,
era hombre y no era Dios.

Dios Padre mandó al Hijo,
para que diera el Amor
sin diferencia de sitio.


***

Libro 2 - Meditaciones y Palabras Directas con el Padre Eterno - Tomo II - C1