martes, 6 de enero de 2015

Escalón no pisaron

En Sueño Profético decían:

Hay quien da sin que le pidan cuando ve que el dar hace falta, y hay a quien le piden y se niega, oyendo y dando la espalda. Si éste pensara y viera sus dos caminos que le quedan por pasar no echaba sueño tranquilo. Tiene que pasar, por la fuerza, vejez y muerte que llega. Que esta vejez se la está pidiendo a Dios por no querer morir joven, o si tiene mediana edad que la muerte no la olvide, que le tiene que llegar. Pero ¿qué podrá decir cuando le llegue la muerte al que pudo hacer ahí, al que tenía de todo para haber cundido este Evangelio viviente, que Dios lo manda a escribir?

Dijo uno:

Si el hombre hiciera meditación de la existencia de Dios vivo se despojaba de su vanidad, de sus cargos y de su fantasía. Y estaría en una oración por si faltas cometía, por si no cumplía con Dios en lo que manda que digan.

Estos hombres de poder, de esa Tierra que pisan, que no son dueños ni de una triste sepultura ¿qué dirán luego sus espíritus cuando tengan que dar cuentas de su mal comportamiento, de su falta de obediencia, de su abundante soberbia?

Hombres que podían dar sin nada que le cueste, hombres que tratan a Dios (porque Dios les deja) como un subordinado humilde de ahí de la Tierra, queriendo decir que espere, que se vaya, que se muera. Éstos son hombres sin Dios, porque Dios ya los desecha.

Desperté, oí:

¡Cuántos viven en la tierra diciendo “yo soy de Dios”, y con Dios no quieren cuentas!

Éstos oirán las Palabras de Dios diciendo:

     - Malditos, retirarse a los Infiernos.

Éstos dejarán la Tierra con visiones y con tormentos de azotes a su espíritu.

No pisarán escalón que el pecador si pisó.

Éstos no son pecadores, éstos persiguen a Dios.

Busca a Dios para ofrecerte con alegría y valor y si hiciste pecados tú pisas el escalón, porque a Dios vuelves a Amarlo.

Los que oirán malditos éstos jamás a Dios amaron.

Éstos tenían a Dios lejos, muerto y enterrado.

Cursaron grandes estudios pero escalón no pisaron.


***

Libro 65 - Dios Habla al No Quiero del Hombre - Tomo V