miércoles, 7 de enero de 2015

Es dejar que muera el hombre sediento

En Sueño Profético hablaban de la cantidad de miles de Mensajes que están dichos en Gloria y que ahí estaban escritos al Dictado, saliendo el Dictado de esta misma Gloria.

Ya, con este justificante Divino, debía el hombre actuar de otra manera. Este stop que pone el hombre es injustificable, una vez que Dios dice al Instrumento: “Que Me ves, dilo, publícalo”. Esto lo dijo Dios en el 54, y lo sigue diciendo en el 80.

Callar Esto, el que aconseje este consejo, ¡qué lejos está de Dios!

Si ya, al ser Elegido, fue por la Obediencia que presentó, ¿cómo va a guardar silencio a Dios Poderoso y Creador, Dueño de la vida de los hombres, que le dan tanto valor?

Desperté, oí:

¡Qué bien harían estos Mensajes a los hombres que aún están viviendo con cuerpo!

Es secar fuente y veneros, y dejar que muera el hombre sediento.

Pero aún es peor, porque el agua sólo mata al cuerpo, pero al espíritu no.

Esta reserva que el hombre quiere con la Palabra de Dios hoy dicha, no es de cristianos.

Dios Hombre muere en la Cruz por decir: “Yo soy Dios”.

Niégate a ti mismo y grita que Esto es Dios el que quiere que no se tenga oculto.

Y que compare el hombre lo que ahora dice con lo que antes dijo.


***

Libro 17 - Investigaciones a La Verdad - Tomo II - C9