sábado, 10 de enero de 2015

El que ve y el que siente

En Sueño Profético decían:

Conoce más el que siente, que el que ve. Hay quien ve, y no ve lo que está viendo.

Dijo uno:

También conoce más, el entendimiento de entender lo que está viendo o de entender lo que aprendió, que lo que delante tiene puesto.

Hay quien aprendió tan mal, que muere sin conocer lo que título le dio.

Hay quien se cría en el campo sin conocer los terrenos, y se dice campesino, gente de rumbo y abolengo, gente que heredaron campo sin saber quién fue su dueño. Éstos llegan a los sitios y los presentan primero: “aquí el dueño de la finca”, “aquí el gran ganadero”. Pero algunos no saben si son terrenos de pasto, de secano o regadío. Ellos ven que no es ciudad, y dicen: “esto es el campo”. Pues de esto mismo, si vas estudiando cada caso, ves mucho igual, parecido al comparar del campo.

Desperté, oí:

¡Cuántos dicen: “soy de letras”,
sin conocer al letrado!

¡Cuántos miran su título
sabiendo que es un fracaso,
si viven de lo del título!

Y ya si oyes hablar
a los que dicen: “soy cristiano”,
a mayoría les verás
un vivir sin a Dios amarlo.

Mayoría que estudiaron
el vivir del alto Cielo,
no conocen la Llamada
que Dios hace Allí en el Cielo.

No conocen, porque falta
el conocer lo primero.

No conocen, porque Amor
nunca jamás lo sintieron.

Aunque los ojos no vean,
si sientes, vas entendiendo.

¿Quién no entenderá estos Libros,
si dice: “yo entiendo y siento”?

Si siente, ya está entendiendo.
Y si entiende, al leer,
ya está sintiendo.

Pide primero el sentir,
y ya el ver te lo dará el Cielo.


***

Libro 14 - Dios Manda en su Gloria que Enseñen - Tomo II - Preámbulo