sábado, 24 de enero de 2015

Querer decir no sin poder decir el no

En Sueño Profético decían:

¡Qué demora más injustificada han tenido a no decir sí a estos grandiosos Escritos! Es un querer decir no sin poder decir el no.

Da hasta risa el ver escritos de hombres Santos que conservan y siempre salen leyendo la vida de aquel Santo, dándole tal misterio que molestan hasta al Santo cuando ve Aquí, en la Gloria, desprecio a estos Escritos, que cada tres por dos sacas un Libro con fácil Enseñanza de teólogo y literato. Hablan de la Creación, del Misterio “Dios, tres en uno”, del espíritu sin cuerpo, del porqué de los Elegidos.

Te dicen lo que es un Santo. Te enseñan a que conozcas cuándo el espíritu del mal está hablando, una veces sin disfraz y otras con disfraz diabólico que no le tapa el disfraz, éstos son conocidos porque empiezan imitando al Santo y terminan actuando en contra de lo que Dios manda: Portero que abre la puerta con reverencia y por dentro va asesinando.

Te llevan a la caridad sin pereza, en silencio y con escándalo. Sin pereza porque Dios está esperando, en silencio porque no vas haciéndola por el hombre y con escándalo porque Dios al bien le manda para que vaya enseñando.

Te hacen que conozcas, con sus Temas, lo Místico o lo del Profeta. Te dan esperanzas de Vida Eterna si pecaste y ya no pecas. Ves con grande claridad la Enseñanza para el niño que hombre se haga y pueda coger camino. Te hablan de la carne muerta cuando el espíritu se cansa y Dios le hace llamada.

El Arrobo lo describe como Escrito y es lo que más quiere ver el hombre, cuando no hace falta ver ni la mitad para ver que Esto es Gloria, dicha en distintas Palabras.

Desperté, oí:

Que no crea el hombre en la Tierra que Dios da disculpa al hombre.

Que lo que manda la Gloria es la razón para el hombre que, con Amor, Esto lea.

Que vea que el “Nihil Obstat” es un sitio que Dios da al hombre que no sabe el “Nihil Obstat” interpretar.

¿Cómo no quisieran que hubiera un sitio donde pagar la Libertad que ahí Dios deja?

Aquel que lea estos Libros por fuerza ha de pensar: “Señor, perdona al que esté en contra”.

Si tan sólo nombra a Dios y al pecado lo persigue, sin cansarse y con Amor, hay que rogar a esta Gloria para que nunca faltara Elegido como ahora.

Este Caso quedará como hoy único en la Tierra.

Que el “Nihil Obstat” no refuerza, son los Escritos al “Nihil Obstat” para que el hombre no olvide que Dios está vivo en su Gloria.


***

Libro 65 - Dios Habla al No Quiero del Hombre - Tomo V