jueves, 15 de enero de 2015

La fuerza de la Oración

En Sueño Profético decían:

Puede que llegue antes al Cielo la Oración sin palabras que la misma dicha en voz grande, que todos están oyendo. Puede que el estribillo de un coro diga más que dicho entero.

Dijo uno:

Es el Amor a Dios el que hace de puente y de bóveda lo cubre y ya hay comunicación del suelo al Cielo. Y ya a esperar la respuesta del Cielo que unas veces oirás palabras al que se las diga y otras veces tú oirás sin eco. Esto es la fuerza de la Oración que tú mismo tengas dentro. No hay quien haga Oración con llamada a este Cielo y no sienta las Palabras de confianza y consuelo.

La Oración la hizo Dios de rodillas en el huerto y mandó a sus Discípulos que llamarán a Dios Padre, aunque a Él estaban viendo pero Él era Dios de Carne y Él mismo allí quedó en espíritu. Éste, siendo el mismo, jamás lo verán en la Gloria con Cuerpo. Él creó su mismo Espíritu y luego mandó que naciera su Cuerpo, pero es tan sólo uno.

Desperté, oí:

Para entender el Mensaje no hace falta ser hombre de grandes estudios, pero sí es recomendable que se dejen los estudios mientras lean el Mensaje.

Es grande Teología, pero si tienes grande Amor de Teología sabes.

Dios no puede hablar al hombre para que pocos Lo entiendan.

Esto sería ya estudio de la Tierra.

Dios es Padre de todo hombre que nace, que con su sí al nacer ya lo deja en Libertad para que, si no quiere Amarle, que no Lo siga en el amar.

Pero el que Lo ama y Lo llama en Oración, aunque palabras no oigan porque sólo sea mentar, tiene la contestación en el crecimiento del Amor.


***

Libro 65 - Dios Habla al No Quiero del Hombre - Tomo V