domingo, 4 de enero de 2015

Este Dios está en el Cielo

En Sueño Profético oía Palabras a Dios Padre, pero en muchos a la misma voz.

Dijo uno:

Esto es Dios Padre en su Gloria. Y los espíritus que viven de su Gloria, Glorias devuelven a Él, al Creador Omnipotente; que sin peso ni medida sabe tu Amor el peso y medida que para Él tienes.

¡Dios Padre, que Aquí en la Gloria adoración Le dan, y ya esta adoración Él la convierte en Gloria!

Dios Padre, que Aquí se nombran Tres, siendo una misma Persona de este Dios Padre. A Dios Hijo, Dios mismo Lo nombra por ser el mismo Padre.

Hablaban del mismo Espíritu que Dios Hijo manda con sus Mensajes, su Amor y su Libertad. Hablaban de los siglos, de los centenares de años que hace que Dios se hace visible al hombre y da su Palabra para que el hombre acuda al Rebaño de este Pastor, que desde la Montaña del Cielo tiene delante montañas y valles, corderos y pastores, aunque el pastor se vea solo en el valle. Todo va y viene a este Dios, que sólo un Dios hay.

Desperté, oí:

El arrobo Dios lo empieza,
y al terminar el arrobo,
con Firma de Dios despierta.

¡Qué alabanzas oye Allí,
donde el Mundo no se espera!

Mundo que puedan vivir
imagen, peso o materia.

Este Poderoso Dios
hace que veas lo que quiera.

A los mares cambia de sitio,
y te forma los lugares.

Te hace que veas carne
para quitarte extrañeza.

Te hace normalidad
donde tacto no sujetas.

Este Dios está en el Cielo,
pero anda por la Tierra.


***

Libro 11 - Te Habla el Profeta - Tomo II - C2