domingo, 13 de septiembre de 2015

Amor se lleva por dentro

En Sueño Profético decían:

El Amor es el que enseña a comprender y conversar sin palabras, a aceptar y vivir Paciencia. Esto, en lo Divino, que es necesario para amar en lo material lo que es tuyo, que tú has pedido a Dios y Dios te lo aceptó. Si aquí no hay Amor a Dios, no puede haber amor en lo material; y si falta amor, no puede haber comprensión.

Mucho ponía Dios Hombre como ejemplo del Amor, cómo comprende la madre al recién nacido: como si habla tuviera y pudiera señalar lo que quería; cómo la madre localiza el dolor del hijo y sabe el deseo de lo que quiere. Esta comparación fue puesta muchas veces por el Maestro, y ya seguía diciendo: “El Amor es el que enseña lo que mi Padre habla en Mí. Si falta este Amor, es imposible el comprender, porque las cosas del Cielo existen con Poder y Mando, y ya es Vida. Donde no esté mi Mando, es muerte, y pos siglos sin fin no tendrá Vida”.

Desperté, oí:

¡Qué claras comparaciones
ponía Dios y Maestro!

Cierto que si ves y piensas,
la madre le da alimento
a sabiendas de que hay hambre,
aunque al niño veas quieto.

¡Es el amor el que dice
lo que quiere, sin palabras!

Si el amor falta a la madre,
no comprende sin palabras.

Porque donde no hay amor,
no puede haber enseñanza.

Pues, figúrate en la Gloria,
que todos son niños
y el Amor es lo que manda.

Mando de Dios a los niños,
y éstos entienden sin palabras.

Si Amor se lleva por dentro,
no hacen falta las palabras.

Porque Dios junta el Amor,
que a veces se hace montaña.

Para aprender de la Gloria,
no hacen falta las palabras.

Presenta un grande Amor,
y Dios te dará la Cátedra.


***

Libro 13 - Hechos de Jesús Perdidos, Hoy Dictados en Gloria - Tomo II - C2