sábado, 19 de septiembre de 2015

Piensa en aceptar

En Sueño Profético decían:

La actuación de Dios debe ser aceptada, aunque no sea comprendida. Dios puede poner los puntos donde aún no han puesto las íes.

Dijo uno:

Si Dios contara con el hombre para sus actuaciones, mayoría de veces el hombre pecaría por no comprender y por no obedecer hasta que comprendiera.

¿Cómo comprender poner el punto sin que tú veas la “i”? Por eso, a Dios, tiene que ser amarlo y seguirlo, y ya lo que escribe en ti es comprendido.

Si falta el Amor, quieres corregirle, porque has olvidado que es Dios el que escribe.

El que Dios le manda, siempre aceptó y no hizo preguntas que a Dios molestaran.

Ahí en la Tierra son los más sufridos los que Dios les manda; son apedreados con piedras en palabras, y odio en los ojos el hombre les manda. Todo porque viven al servicio de Dios y su confianza cada día es mayor.

Desperté, oí:

Si dicen “Dios me manda”,
y confianza no ves,
no creas estas palabras.

Si a Dios pidieran cuentas,
diciéndote que Lo aman,
no creas estas palabras.

Si caridad no practican
y su presencia alborota,
ni Profeta ni Elegido
te pronuncie tu boca.

Cuando espíritu y materia
tienen contacto en el Cielo,
el que quiere lo ve claro
por su grande sufrimiento.

Que se haga él el comparar:
el poder llevar el peso
sin poderlo levantar.

Viene de sitio diabólico
dar sufrir en vez de adorar.

Pero la Fuerza de Dios
detiene a Satanás.

Y el Elegido camina
con el Mando que Dios da.

Que no piensa el entenderlo,
lo que piensa es aceptar.


***

Libro 16 - Dios No Quiere, Permite - Tomo II - C5