jueves, 10 de septiembre de 2015

El Poder de Dios

En Sueño Profético hablaban de Dios Poder, de Dios Perdón, de Dios Poderoso, de este Único Dios. Decían:

El Poder de Dios se ve cuando piensas en los mares y te pones delante de uno sólo, cuando piensas: “¿a quién obedecería la fuerza de su oleaje, cuando las olas empiezan su crecimiento en los aires?”. Tan sólo el Poder de Dios deja durmiendo los mares, durmiendo para los hombres, y vivo y bien despierto para los miles y miles y millones de animales que el agua les da el sustento. Pues si es Poder en las olas para que guarden silencio, hace falta más Poder para mantener la vida de tanto animal por dentro, que la vida se la da el agua que está cubriéndolos, porque Dios vida les da. Que la mayoría de los cuerpos, si por dentro los estudias, te hacen este pensar: “les falta a algunos cuerpos lo que en otros es grande ya. Y en otros, por chicos, invisibles, no les puedes destacar corazón o aparato donde alimentos van. Con una lupa, tal vez, pudieras ver un conjunto sin poderlo separar”. ¿Quién mantiene esto, sin ver el hombre, porque allí vive el mandar? Y ya, si hablas de Dios Perdón, puedes olvidarte del mar: un solo hombre perdido puede hacer a Dios llorar. Piensa en el Perdón de Dios, y su grandeza verás, que siendo Dueño de todo, busca para perdonar. ¡Falta Amor si no comprendes que Dios ama por amar!

Desperté, oí:


Esta explicación en la Gloria,
vale lo que nadie paga.

No es el pago de dinero,
porque caudal no le iguala.

Es el pago con Amor,
de querer más Enseñanza.

¡Tan sólo si se pensara
lo que Dios sufre en su Reino
si un solo hombre le falta…!

Si le falta al desprecio
de no cumplir sus Palabras.

Luego, Dios cambia el sufrir,
y ya del hombre se aparta.

Este Dios de gran Poder,
espera, si tú el Perdón,
Perdón lo quieres tener.

A las olas las obliga,
pero no obliga el querer.

El Amor de Dios no puede
hacer que quiera el querer,
porque Dios deja que ame
aquel que quiera querer.


***

Libro 11 - Te Habla El Profeta - Tomo II - C6