viernes, 9 de octubre de 2015

Dios Padre, Dios Hijo en Carne o Dios con Mando en Espíritu

En Sueño Profético decían:

Hay quién habla de Gloria sin pensar que Gloria es Dios.

Hay quién quiere ganarla sin ocuparse de hacer lo que tiene que hacer para ganarla.

Y hay quién se pone sus reglas, creyendo que la Gloria no es el sitio que hace Dios con su Presencia. En Espíritu fue antes y después ya fue Materia, Carne Divinizada, para que vieran la Presencia del mismo Dios, hecho Carne. Que de Esto toma el nombre de Gloria.

Dijo uno:

Es cierto que muchos hablan de irse a la Gloria y no viven los Mandamientos del que tiene formada la Gloria, del que la Palabra es vida, del que sin Cuerpo, con Cuerpo y Poder forma un solo Dios.

Esto no lo piensa el hombre.

El hombre piensa en la Gloria cuando él cree que la necesita; cuando no le oye, al que le pregunta, y espera respuesta; cuando ya abandona el sonido a las palabras; cuando el oír está prácticamente muerto, entonces es cuando desea la Gloria y es cuando ya ni puede ganarla ni puede pecar; cuando su cuerpo empieza a darle vida a infinidad de animales; cuando él mismo se ve muerto, porque su sitio no es la Gloria.

Desperté, oí:

Tiene que aprender el hombre o pensar, si es que lo sabe, que para querer la Gloria tiene que estar Dios delante.

Primero, cumplir sus Leyes, pero cumplir por Amarle. Y ya aprendes y sigues a Dios, y Lo llevas delante.

Qué más da que digas Dios en tres palabras, es el Mismo: Dios Padre, Dios Hijo en Carne o Dios con Mando en Espíritu.

O que digas: “Gloria, yo quiero a tu Dios” o “Dios, yo quiero estar Contigo”.

Si esto lo piensas, amando, lo dices en un continuo.

Dios Padre, Dios Hijo en Carne o Dios con Mando en Espíritu.

Todo esto dice Gloria, que de Aquí sale este Sitio.

Si no cumples lo de Dios la Gloria no te da el Sitio, porque Gloria no hay sin Dios.


***

Libro 65 - Dios Habla al No Quiero del Hombre - Tomo V