jueves, 29 de octubre de 2015

Gloria en Paga

En Sueño Profético decían:

No puede hablar de Dios nadie mejor que el que diga: “Dios me habla y me explica”.

Nosotros, cuando íbamos predicando, había quien sabía más que nosotros, pero en lo material; en los espiritual, sabía más el que más oía al Maestro y más lo amaba. Nos repetía:

Aprended y llenaos, y una vez que os llenéis de la Palabra que me manda mi Padre, ya podréis ir a buscar a pecadores y retirarlos del pecado. En los sitios que vayáis, sed conocidos por humildes. Si os confundieran con el Maestro, me honrareis; ya esta Honra me la dio Otro. Si mis Palabras las cumplen y hacen copia de mis actos, verán a Dios”. 

En nuestro caminar, repetíamos constantemente sus Palabras. Éstas nos daban Vida Eterna, que es la misma Eternidad que hoy tenemos.

Desperté, oí:

Todo lo que hagas que no sea para Dios, no es para nadie.

Todo lo que le hagas a la materia, es negativo:

Humo en el aire, gota de agua en el desierto;
pies que andan, que se cansan y no saben donde van.

Lo que por Dios haces, es el Prójimo el que lo recibe.

Por Dios lo haces, el Prójimo lo recibe, y Dios te lo paga.

Esta Paga tan segura que a todos Él le paga, la paga, para el que quiera recibir Gloria en Paga.

Si a Dios trabajas ahí, cobrarás la Paga Aquí.


***

Libro 3 - La Palabra del Creador - Tomo I - C1