jueves, 8 de octubre de 2015

Si te falta Amor a Dios, si no pecaste, pecas

En Sueño Profético decían:

El Amor a Dios, por fuerza, te hace hombre bueno. El Amor a Dios te hace ver lo que va en contra de Dios, que es el pecado.

Dijo una mujer:

Si te falta Amor a Dios, si no pecaste, pecas. Si te falta Amor a Dios, no sufres ni perdonas. Si te falta Amor a Dios, llevas el odio de sombra.

Dijo la misma voz, aunque no veías persona por ser de espíritu a espíritu enseñando:

     - Estas palabras que repito me quitaron de pecar cuando se las oí a una mujer que le prometió a Dios que iba a enseñar a que Lo amaran: “Si te falta Amor a Dios, si no pecaste, pecas”. Fue oírla y rogarle si me quería escuchar. Le vi la cara con alegría antes de oír el contestar. Entonces dijo:

     - Empiece, pero si es de su vida ya pasada no cuenta con la amistad que ahora haga con mi forma de vivir y de pensar.

     - Dejé todas mis ideas que tanto tenía abrigadas y fui haciendo y viviendo vida para Dios nada más. Esta mujer amaba a Dios y ofreció en un sufrir que llevaría a la Gloria a todo el que la quisiera oír. Hablaba y vestía de un modo que tenían que decir “ahí va la que tanto ama” sin poderle desmentir, porque Dios iba de guarda en su forma de vivir.

Desperté, oí:

Si quieres no hacer nada en contra de Dios Ámalo primero.

Si quieres no pecar no dejes de Amarlo, si es que lo amas ya.

Si tienes odio por dentro el Amor no lo estás sintiendo.

Si dices “esto no es malo”, piensa si para Dios es agrado.

Hay quien vive como quiere y a la Gloria cree que viene. Quiere ahí vivir pecando y a Dios Aquí engañarlo.

El Amor a Dios, el que lo siente, ya no puede él sólo Amarlo, porque Dios te manda Amor para que tú lo vayas dando. Que tú ya dejas Amor y vas quitando pecados.


***

Libro 67 - Meditaciones y Palabras Directas con El Padre Eterno - Tomo VII