viernes, 23 de octubre de 2015

Obras antes que palabras

En Sueño Profético decían:

El Maestro nos enseñaba: “Primero hacer la obra, y después verán el milagro. Si la obra es buena, Dios ya está actuando, y si Dios actúa, es normal el milagro”.

Mucho nos repetía:

Haciendo buenas obras, brotarán milagros, aunque no sean a la vista del hombre. No puede haber milagro si antes no hay Amor. Si ven Amor, ya esperan milagro”.

“Id practicando mi Doctrina para que os conozcan. La palabra es fácil, la obra es dura cuando falta Amor. Cuantas más obras, más Amor, y más creerán que sois mis Discípulos”.

“Más entraréis en mi Reino, si vuestras obras hicieron que llamaran a mi Padre, y que hoy busquen al Hijo”.

“Id levantando al caído, y mi Padre, cuando no esté en Mí, os hará prodigios. Hoy soy Yo el Mando, el Poder para que actúe, por estar de Hombre entre vosotros”.

“Cuando vuelva a Vivir en el Padre, es mi Padre el que mandará mi Espíritu a vivir en vuestro cuerpo”.

“Cuando mandé mi Comunicación, todo será un solo Espíritu, todo será un solo Dios”.

“Hubo que hacerse Hijo, y mi Padre Me mandó
”.

Todas estas Enseñanzas nos dejaban un poco pensando, hasta llegar a comprender sus Palabras.

Desperté, oí:

Dios te pone la obra primero que el milagro.

Quería que conocieran, primero la acción, y lo último la Palabra.

Los mandaba sin Él, para que a través de la obra, vieran al Maestro.

Luego les daba Firma con el milagro.

Pero primero tenía que ser: vestir, consolar, quitar de que pecaran, y hacer que dijeran: ¿Sois enseñados por Ese que llaman Maestro?

Aquí te aclara la duda de lo que hayas pensado.

Aquí, los mismos Discípulos, te refieren la Enseñanza que aprendían del Maestro: “Obras antes que palabras”.

En las obras das tu nombre, y a Dios miran y te llaman.

Ya verán luego, después, lo que la obra tapaba.


***

Libro 3 - La Palabra del Creador - Tomo I - C2