jueves, 25 de noviembre de 2010

Lo que hacen de año en año - Libro 84 - Investigaciones a La Verdad - Tomo XIV - Pag. 29-30-31


En Sueño Profético decían:

Hay quien unos días al año nombra a Dios y va a ver su Imagen por las calles, cuando la sacan de la iglesia donde la tienen, y no se acuerda de ir todos los días al sitio donde Dios está hablando a un Elegido para que enseñe y diga: "Dios ArrobaArrobo: Desprendimiento del espíritu por la Fuerza del Mando de Dios y obediencia en la carne esperando el retorno del Mando (L.76-Pag.73-74-75) mi espíritu y cuando lo manda al cuerpo es para que diga que Dios está Vivo". No como el que no ama ni cree y lo tiene por muerto. Pues este Caso ya está publicado con todos los reconocimientos de Iglesia y seglares.

Decían que era grande sufrir el ver, unos días al año, hablar de Dios y seguir "los pasos" –con el nombre de procesiones–, y tener en desprecio al Lugar que Dios le ha mandado que publique los Mensajes que Él todas las noches le dice en su Gloria y quedan dictados, con los que ya tiene 84 Libros publicados y muchos más que hay para publicar.

Aquí haría falta que se juntaran como en las procesiones. Si así fuera, la vida del Elegido, grande cambio tendría.

Desperté, oí:

Ponían muchas comparaciones con lo que hacen de año en año, queriendo que vean que a Dios Lo quieren en la semana que su nombre es Santa.

Esto, decían que era una buena enseñanza para mayores y niños, pero que estaba primero el oír donde Dios todos los días decía: "Que Me ves dilo y publícalo, diciendo que el Mando lo doy Yo".

Aquí no tiene disculpa el que no busca a este Elegido y lo publica, teniendo de sobra para vivir.

Publica, por todo el mundo, que Dios está Vivo con Cuerpo en su Gloria.

Los Humos Divinos no se quitaban de mi vista y aumentaban los Dibujos Divinos que éstos hacían.

Tenía un sentir que no me gustaba decir, cuando pensaba que las procesiones eran sólo unos días al año acordarse de Dios.

Y no buscaban donde Dios todos los días hablaba, y en Libros publicado esto estaba.

Todo lo que piensa el Elegido, Dios manda dictarlo.


***