martes, 2 de noviembre de 2010

Que me ves dilo, y que sea cundido en el mundo entero - Libro 38 - La Palabra del Creador - Tomo V - Pag. 85-86-87


En Sueño Profético me veía en medio de los Humos Divinos que siempre tengo. Me veía sin peso, como si no tuviera cuerpo.

Ya se oyó una Voz con Mando del Cielo y dijo:

"Estos Humos te dan fuerza y siempre irán delante y detrás de tu persona por ser Poder Sobrenatural que a tu espíritu Dios le dio en los primeros ArrobosDesprendimiento del espíritu por la Fuerza del Mando de Dios y obediencia en la carne esperando el retorno del Mando (L.76-Pag.73-74-75) para que la duda en ti no acampara y a la maldad del hombre rechazara cuando este Caso quisiera desmentir.

Tu nombre lo nombrarán siempre junto con el Nombre de Dios. O sea, al referir los Mensajes, nombrarán al Portavoz. El que ame a Dios, tu nombre lo nombrará con alegría. El que no crea ni ame, ofenderá al nombrarte.

Dios ha querido que sea pública tu obra de entrega al prójimo con alegría y sin descanso, y el pudiente despreciando. Pero el Poder de Dios cada día dará más Escándalo.

Todo lo que se refiera a los reconocimientos de esta vida de entrega a los demás, sea mandado a los que están lejos, para que éstos pidan cuentas a los que están cerca de por qué no cundieron este Caso como Poder de Dios actuando".

Desperté, oí:

Dios deja Humos en Flotación Divina para darle confianza al Elegido y quitarle sufrimiento del que puede ayudar y quita el pudiendo.

Decían en la Gloria, que el que pudiendo participar en esta Verdad se negara, ya la Gloria despreciaba.

Dios perdona el pecado pero no el desprecio.

Tu Fuerza irá aumentando porque Poder de Dios llevas dentro.

El que aquí no vea a Dios, es que no quiere Verlo.

Dios no guarda secretos.

Dios dice: "Que me ves dilo, y que sea cundido en el mundo entero".


***