domingo, 12 de junio de 2011

Gloria: Casa de Dios - Libro 9 - Dios Habla al No Quiero del Hombre - Tomo I - Pag.


En Sueño Profético vi un sitio sin nadie. Se oía hablar, y dijeron:

Esta es la Gloria. Aquí, el vivir, es vivir sin materia. Aquí vive el espíritu la Presencia de Dios Padre y el Mando de Dios Hijo, actuando Tres en Uno, Uno en Tres.

Claro es el descifrar cuándo amas o temes. Si temes, crees. Pero es mejor que no creas y en público lo pregones.

Estos espíritus son los que manda Dios a los espíritus que aún tienen materia, para enseñarles la continuidad del espíritu.

En esta Gloria, amurallada de Pureza, goza el espíritu del pudor de los espíritus creados por Dios que viven sin haber vivido materia, sin haber vivido con el que a Dios no ama. Estos espíritus son Poder del Padre antes de que fuera el Poder en el Hijo. Dios compuso su Gloria antes de mandar que el hombre se hiciera. Tuvo que haber primero espíritus y luego carne. Después de la carne, el Infinito Poder mandaría a los espíritus, y así los sigue mandando.

Gloria: Casa de Dios, Poder de Dios, y Dios en Gloria. Si Dios no estuviera Aquí, Esto ya no sería la Gloria. Ésta es la Casa de todos, del que viene y sólo adora, y Dios para aquel que quiere, ahí le hace sentir Gloria.

Desperté, oí:

¿Qué debería el hombre dar por oír esta Verdad de esta Gloria?

¿Qué debería el hombre hacer, cuando alguien desmintiera, diciendo: “Dios nunca arroba”?

Buscar a los hombres cultos y hacerles que fueran pensando las frases dichas Aquí, y que fueran comparando.

No habría un hombre culto que creyera que culto no era, que no besara las hojas, pasando, de esta Libreta.

El extracto que contiene y el sentido de esta Literatura, te hacen agachar la cabeza y que inclines las rodillas.

Pero antes tienes que ser el culto que no sabías.

Culto diciendo: “No sé. Dios es el de la Sabiduría”.

Porque el sabio de la Tierra sólo ve la noche y el día.


***