jueves, 9 de junio de 2011

No buscar, es pecar - Libro 5 - Dios Comunica y Da Nombres - Tomo I - Pag. 76-77-78-79


En Sueño Profético decían:

No hay quien piense en Dios y no busque donde hable.

Dijo Agustín de Mónica:

El hombre, si pensara en sus pecados, buscaba donde habla Dios. Hay tres inquietudes para buscar: estar amando, haber pecado y estar pecando.

No buscar, sabiendo que Dios habla, es pecar aunque no creíste que pecaste, ni creas que estás pecando, pero aquí sigues pecando.

Es pecado de obediencia
oír a Dios y seguir andando.

Es un deber del hombre
pararse y preguntar
por el camino que pasa
oyendo de Dios hablar.

Más hablan.
Pero otra vez dice Agustín:

¿Quién puede decirle a Dios:
yo nunca hice pecados?

¿Quién puede creer con firmeza:
para Dios yo soy un santo?

¿Quién puede decirle: Dios,
por qué a mí no me has premiado?

¿Por qué aquél oye tu Voz,
sin que lo hayas juzgado?

Todo esto te lo aclara
el que Dios en él está hablando.

La primera aclaración
es pedir Perdón
por todo lo que has hablado.

Lo que sí te recomiendo,
que en medio de tus pecados
pongas la vista en el Cielo
y que te quedes parado;
esto, si llamas a Dios;
aunque ya Lo estás llamando
cuando miras para el Cielo
y tus pasos has parado.

Antes de parar tus pasos,
ya Dios te los había parado.
Esto es ya no pecar
y querer ser perdonado.

No puedes seguir andando
sin oír a Dios hablando.

Desperté, oí:

Si amas a Dios,
buscas donde habla Dios.

Si pecaste y ya no,
buscas donde habla Dios.

Si estás pecando sin ver
salida “pa” tu Perdón,
buscas donde habla Dios.

Si de Dios nunca pudiste
oír la Voz de su Reino
y te dicen: “habla allí”,
vas si lo quieres oír.

No hay pecador que pecando,
no se quite de pecar,
si a Dios Lo llama llorando.

Antes de secar tus ojos,
por Dios ya eres perdonado.

Dios no puede oír llorar,
llamándolo en el llanto,
porque el pecado del hombre
a Dios Lo tiene llorando.

Estar amando, haber pecado,
y estar pecando,
son los personajes
que te llevan a oír a Dios.

Si estás amando,
esta inquietud está buscando.

Si ya no pecas,
quieres buscar a alguien
que sepa que amando,
ya Gloria te espera.

Si los pecados estás haciendo,
y nadie puede quitarte de esto,
si ya no quieres seguir pecando,
busca a Dios donde está hablando.

AGUSTÍN DE MÓNICA


***