jueves, 18 de agosto de 2011

No digas nunca mentira, si estás viendo la Verdad - Libro 9 - Dios Habla al No Quiero del Hombre - Tomo I - Pag. 32-33-34


En Sueño Profético decían:

¿Por qué va a ser mentira la Verdad? ¿Por qué esta Verdad es mentira? ¿En qué se basa el hombre para querer derrotar las Palabras que ahí dictan? ¿Qué argumentos tiene guardados para cuando llegue el día y lo vea publicado, para decir que esto es mentira?

El hombre se hace pobre, y se descubre su ira, cuando Dios del Cielo manda a otro hombre Sabiduría.

Dijo uno:

Aquí en la Gloria de Dios, ninguno sabemos nada cuando oímos a este Dios explicarnos sin Palabras, sabiendo lo que pasó, lo que pasará, y hoy viendo lo que pasa.

Cómo queda tu talento, si en tu vida de saber, cinco minutos, haces una pausa, pensando: “¿Y yo qué sé, para desmentir las Palabras de uno que Dios elige, aunque el hombre le vea falta?”. Que la falta la verá aquél que menos a Dios ama. El hombre que ama a Dios, debe conocer los trazos que en la Tierra traza Dios, y conociendo los trazos, ve las Palabras de Dios.

Desperté, oí:

Yo creo que el hombre desmiente
por falta de amar a Dios.

Yo creo que no interesa
el que te hablen de Dios.

Interesa hablar de Dios,
diciendo lo que Dios dijo.

Pero que nadie te diga:
“Dios me dice y yo digo”.

Pero que nadie te diga:
“Yo veo la Gloria de Dios”.

Es ya tiempo de que el hombre
aceptara que Dios le habla
al que quiere,
sin con el hombre contar.

No va a tiempos modernos
el que diga “Dios me arroba
para el pecado quitar”.
Que desmientan estas Palabras,
como en los siglos atrás.

Eso ya pasó a la Historia,
el quemar y el degollar

No digas nunca mentira,
si estás viendo la Verdad.


***