martes, 22 de julio de 2014

Pecadores anclados

En Sueño Profético hablaban de pecadores que pecan sabiendo que están pecando.

Dijo uno:

Estos pecadores son pecadores, pero anclados. Todo el que peca sin creer que está pecando, cuando le llega la luz de cualquiera que le hace ver pecado, ya se quita de pecar y empieza el Perdón buscando. Éste sí fue pecador, pero no del grado del pecador que a sabiendas peca y a Dios llama desafiando. Siempre son los peores pecadores para Dios, los que ahí son letrados, los que saben y enseñan: “¡Esto es bueno para Dios! ¡Éstas son sus Leyes! ¡Y esto está en contra de Dios!

Aquí refieren Palabras que Dios dijo ahí en la Tierra:

Al que Yo le doy mi Palabra, que la dé como Yo la doy. Y el que la coja para hacerme daño, mi Padre responderá. El que aprenda, que enseñe antes con el ejemplo. El que quiera taparse con mi Gloria, Yo lo echaré al Infierno”.

Estas Palabras les fueron dichas en la Tierra a los hombres para que supieran era Dios Hijo el que hablaba; para que al decir “cristiano”, no confundieran. Todo el que cumplía sus Divinas Palabras, ya estaba enseñando. Todo el que hablaba de Dios y no cumplía el Amor al Prójimo, tenía doble pecado porque hablaba de Dios a sabiendas que lo cubría su hipocresía.

Desperté, oí:

Éstos son los que Le vieron decir a Dios tantas veces: “¡Hipócritas! ¡Fariseos! ¡Sepulcros blanqueados!”.

Éstos son los que hicieron que Dios hiciera un poco de Dios.

Éstos son los que hoy no están en su Reino.

Éstos son los que dejaron mala semilla y aún sigue naciendo.

Que estos que nacen, nacen para mantener el Infierno.

Es el pecado mayor, el malo hacerse pasar por bueno.

Porque ya dobla el pecado, el pecado que está haciendo.


***

Libro 10 - Hechos de Jesús Perdidos, Hoy Dictados en Gloria - Tomo I - Pag. 150-151