martes, 21 de octubre de 2014

Éste lleva la estela y al Prójimo va sellando

En Sueño Profético decían:

El que dice “yo tengo Comunicaciones de Dios” puede mentir, pero el que no acepta también puede equivocarse.

El que no acepta tiene más ventajas para saber si es verdad (si quiere saber Verdad) que el que miente. El que miente, si lo sigues, pronto verás que Dios lo descubre, porque su acción no es igual a las palabras que dice, y será cobarde ante un examen que le hicieran de esta Gloria. Su fingir se iría acortando y no podría sellar su decir en el Prójimo por ser el Sello que Dios mandó con sus Discípulos.

Dijo uno:

Todos en los que Dios se comunique, tienen que vivir en el Prójimo para tener contacto con Dios en Comunicación y en Acción. Dios que manda Aquí, en el Cielo, y Dios que espera ahí, en la Tierra, pero todo está unido a Dios.

El que Aquí no es mandado para que ahí cuente y diga no puede actuar siempre igual, con el mismo Amor, con la misma fuerza y con la misma Paz que para el que quiera deja, porque de Aquí la lleva ya.

El que no quiere aceptar, si quiere, Verdad le llega. Y cuando se ponga a hablar, en vez de desmentir, que diga: “No quiero saber Verdad, y a sabiendas es Verdad. Yo digo Esto es mentira sin Evangelios mirar”.


Desperté, oí:

Tiene más en contra de Dios el que no acepta que el que dice mentira.

El que no acepta sin investigar y cerrando los ojos poco interés demuestra, y puede que pierda la Gloria por su falta de interés de que le hablen de esta Gloria.

El que quisiera decir mandatos, sin ser mandatos, como no era de Dios pronto acabó tapado, y no le importa perder la Gloria si es del Infierno mandado.

El que Dios trae a su Reino y le manda que lleve algún Mandato del Cielo, éste lleva la estela y al Prójimo va sellando.


***

Libro 65 - Dios Habla al No Quiero del Hombre - Tomo V