viernes, 31 de octubre de 2014

Aceptar todo el sufrimiento que te llegue

En Sueño Profético decían:

Aceptar todo el sufrimiento que te llegue, la respuesta es acercar a Dios.

Dijo uno:

Hay quien lleva el sufrimiento a empujones y a tirones, y no hace falta que diga: “Este sufrimiento tengo”.

Y hay quien lleva uno más grande y sólo lo sabe el Cielo, que es el que puede quitarlo. Éste sí es sufrimiento aceptado.

Esto son Enseñanzas que deberías aprender cuando razón te acompaña. Y así, llegaría sufrimiento, y según éste llegara, tú harías el recibimiento.

Hay quien busca a Dios cuando el hombre le ha fracasado, cuando la carne se enferma, cuando perdieron la hacienda, cuando vivían apurados. Entonces de Dios se acuerdan, y mayoría pidiéndole a Dios cuentas. Que sería mejor que siguieran olvidados como antes del sufrir que les viniera, aunque vivieran la vida del animal.

Desperté, oí:

Es mejor seguir a Dios
cuando sufrir no  ha llegado.

Y cuando llegue sufrir,
el Amor ha superado.

Y ya no puedes decir:
“Esto, ¿por qué me ha pasado?”.

¡Esto, sí es Amor a Dios!

Y saber que el cuerpo,
mientras viva,
sufrir tiene que tener.

Si no sufres por tu cuerpo,
sufres por otro que quieras,
que Dios permitió
que del tuyo saliera.

O de la carne que Dios
une a tu mismo cuerpo.

Y si ya vas al Prójimo
y tu ayuda quieres darle,
cuenta con un sufrimiento,
¡pero sufrimiento grande!

¡Ves como mundo y carne
son los que hacen sufrir
para que de Dios te apartes!


***

Libro 17 - Investigaciones a La Verdad - Tomo II - C8