jueves, 30 de octubre de 2014

Para las tres horas falta tiempo

En Sueño Profético decían:

Te llega más sufrir porque quisieras que todos los que oyen estos Mensajes vieran que Esto no es dicho en la Tierra, que es dicho en la Gloria con el Mando de Dios.

Pues al ser dicho por Dios, el que diga mis palabras ya tiene que nombrar a Dios. La Palabra Dios no se quita de mi pensamiento, porque es lo único que tengo para presentarlo cuando puedan los Libros presentarse.

Desperté, oí:

Mandan que se diga cómo se veía la Visión:

Estaba en su despacho con su cuerpo y traje normal, como cuando copiaba los Mensajes. Su mirada era la misma que cuando vivía su cuerpo, era mirada para quitar sufrimiento. Ya dijo:

     - Ana cuídate, cuídate, que tu espíritu necesita a tu cuerpo. Esto lo dicen en mi espíritu espíritus de la Gloria. Esto es para que tengas fuerzas para la Obra que, durante tanto tiempo, estás haciendo en el Prójimo.

En las horas de sueño su dormir, pocas noches, llega a tres horas. Va a poner las que duerme: “Para las tres horas falta tiempo”.

El sueño tardaba y mi pensar era éste:

     - Señor, que yo no me ponga mala.


***

Libro 65 - Dios Habla al No Quiero del Hombre - Tomo V