viernes, 24 de octubre de 2014

Pídele a Dios que te mande Luz

En Sueño Profético decían:

Pídele a Dios que te mande Luz
de la que el hombre no puede darte.
Que la luz que va del hombre
no sirve para salvarte.

Pídele que te ilumine
lo que te aparta del Cielo,
porque lo oscuro y lo triste
no te lleva a sitio bueno.

Dijo uno:

La tristeza viene siempre
de vivir oscuridad,
de no pensar en un Dios
que no te abandonará.

Pero tienes que seguirlo
y en el sufrimiento amarlo más.

Todo el que tenga sufrir,
que haga este pensar.

Este consejo es de Gloria.

El consejo de la Tierra
es que debes de pecar;
que no te acuerdes de Dios
porque Dios nada te da;
y al que a Dios no sigue,
buena vida le verás.

Esto es consejo
de hombre venenoso,
de hombre animal,
de los que Dios dice:
“Apártate Satanás”.

Apártate debe decir el cristiano
cuando le llegue consejo
para llevarlo a pecar.

Desperté, oí:

Si Dios te manda Luz,
ni tropiezas ni puedes caerte.

Si Dios te manda Luz,
se retira el que oscuridad vive
y oscuridad quiere.

Si Dios te manda Luz,
ya tristeza tú no tienes,
porque tristeza es pensar:
“esto remedio no tiene”.

Cuando Luz de Dios no falta,
siempre verás un camino
que de la tristeza te aparte.

El dolor y el sufrimiento,
si no te falta esta Luz,
al final te llega Premio.

Esta Luz, al que le llega,
edifica y destruye.


***

Libro 18 - Dios No Quiere, Permite - Tomo III - Pag. 53-54-55