domingo, 5 de octubre de 2014

Hay quien enseña de Dios, cambiando lo que es de Dios

En Sueño Profético decían:

Hay quien cree que el Instrumento que Dios utiliza para comunicarse al hombre, tiene que recibir martirios como certificado de que lo que dice es Verdad.

Hay quien enseña de Dios, cambiando lo que es de Dios.

Hay quien habla de la Vida de Dios Hombre como cosa que pasó, que el transcurso de los años borró todo lo que pasó.

Hay quien da porque a eso vino, los azotes y la cruz.

Dijo otro:

Yo estaría numerando hechos que vi del mal trato a Dios Hombre para saber si era Dios, que sería una cifra elevada. Pues todo el que Lo amaba, ninguno de acuerdo estaba. ¿Cómo tú, a un ser que quieres, puedes clavarle espinas para que una verdad desmienta? ¡Si se veía que era Dios antes que Él lo dijera! ¡Si se veía su Rostro, de Dios Padre, de Dios Hijo y de Dios que lleva penas! Se veía que era Dios porque el hombre no Lo quería. Él cambiaba el no quererlo, por dejarles Libertad, para recordarles que: “Si aquí no Me amáis, Allí no Me veréis. Si mi Crucifixión hacéis, Yo lo permito, mi Padre juzga, y quedaréis condenados. El que rompa mi Carne, muere para mi Padre. Yo he venido a salvar pecadores, a ofrecerles mi Reino, a que os améis como Yo os amo, a dejaros mi Paz, a que todos sean una misma familia y un solo Dios, a enseñaros a vivir sin pecado, a que busquéis al Prójimo, porque allí espero Yo. A esto es mi Venida de Cielos a Tierra.

Desperté, oí:

Para saber si era Dios, lo sabías si tú amabas.

Para decir que era Dios, el Perdón lo demostraba.

Lo demostraba el Perdón y el Amor que ya nos daba.

Dios no vino para que el hombre le diera muerte de Cruz.

El hombre, después de hacerlo, hace su justificación diciendo: “está bien hecho”.

Porque el hombre, para saber si era el Dios de Verdad, tiene que matar su Carne, y luego Él lo dirá cuando la fosa levante.

Si supieras lo que es Dios, sabrías a lo que vino, sabrías quién Lo mandó, y sabrías que dar martirio no está en las Reglas de Dios.

Habla siempre, que Dios vino para salvar al pecador.

Que dice mal en el cristiano, que Dios martirio pidió.


***

Libro 10 - Hechos de Jesús Perdidos, Hoy Dictados en Gloria - Tomo I - Pag. 166-167-168