jueves, 13 de mayo de 2010

Belleza del cuerpo y del Espíritu - Libro Recopilación - Hechos de Jesús Perdidos, Hoy Dictados en Gloria - Pag. 488-489


En Sueño Profético hablaban de la belleza del cuerpo, de la vejez y de la muerte. Decían:

Belleza del cuerpo sin belleza de espíritu, es hucha vacía, llave sin maleta, visión de vejez y muerte de la que órdenes esperas antes de que llegue vejez. Esta belleza del cuerpo te hace luego padecer, si es que llegas a viejo, contando tu figura de papel que tuviste un corto tiempo.

La belleza del espíritu le obliga a salir al cuerpo, y la vejez y la muerte, a Dios Le rondan diciendo: “Señor, si Tú quieres yo no llego hasta que pasen más años”.

Ya la muerte está contenta, porque sabe que, el día que Dios le dé mando, la entra a otro en la Gloria. Esta es la belleza que dura, la que te pone corona. El cuerpo siempre aconseja que no hay otra vida, nada más que la de la Tierra. Por eso hay pocos Premios al espíritu, pues te aparta la materia.

Desperté, oí:

Hablaban en este Arrobo de la belleza del espíritu y de la del cuerpo.

A la belleza del espíritu no le llega nunca vejez y no le va el nombre de: “se ha puesto viejo o feo”.

Ésta deja grande herencia para el que quiere ser heredero.

No reconoce apellidos, ni le ponen número para todo el que quiera entrar en este Testamento. Testamento Antiguo o Nuevo, todo es Palabra de Dios.

Hazte heredero del Nuevo Testamento y vive ya Gloria de Dios.


***