lunes, 31 de mayo de 2010

Tres formas de nombrar a Dios - Libro 4 - Te Habla el Profeta - Tomo I - Pag. 146-147


En Sueño Profético decían:

"Hay tres formas de nombrar a Dios: Primera, yo Amo a Dios; Segunda, yo creo en Dios y tercera yo no creo en Dios. El primero mide todo con la medida del Amor, tiene siempre deseos de saber de Dios porque cree que Amándolo tanto como lo Ama si encuentra quien le diga yo veo a Dios y me habla, lo va a Amar más todavía; este está dispuesto a Amar tanto como el que más Ame. Ahora viene el que cree en Dios: éste cree y al creer ya sabe el Poder de Dios, éste mayoría no quiere saber de Dios, creen y saben que hay, pero no precisan sus noticias; la noticia se busca cuando se Ama porque el Amor te empuja a saber de tu Amado. Este "Tú" es de todo el que a Dios Ame, porque este "Tú" es Dios. Este único Dios lo mismo Ama al chico, al grande, al potentado que al humilde. Ya describimos al que no cree en Dios; este nunca buscará su Palabra, no puedes buscar donde sabes no hay, pero sí puedes encontrar sin buscar y ya no crees, ya Amas. Amando crees y si crees no Amas, hay más en esta Gloria que no creyeron y luego amaron que creyeron sólo".

Desperté, oí:

Si tienes que poner uno que te guarde la despensa, procura que éste nunca tenga apetito.

Si grande apetito tiene siempre, difícil será no pruebe nada.

Si Ama, busca, si cree, no busca porque creer le basta.

El que no cree en Dios puede Amar aunque nunca haya creído.

Únete con el que Ama, retírate del que cree y busca al que nunca creyó por culpa del que no Ama.

Amar es el mejor caudal que puedes encontrar. Creer ya no es caudal.

Y no creer puede que encuentres el caudal que no supiste ver.

Ama como Dios te Manda, aunque sea por Amor a Él.


***