lunes, 3 de mayo de 2010

Las alegrías Dios las manda y ellas se juntan - Libro 41 - Dios Habla al No Quiero del Hombre - Tomo III - Pag. 42-43-44


En Sueño Profético decían:

Los Caminos de Dios no los ve el que no ama. Al que ama no le hace falta ver, porque el Amor le hace sentir estas Palabras, y ya lo llevan los pies donde Dios las deja.

Dijo uno:

Hay caminos que, sin tú saberlo, esperan caminantes que quieren servir a Dios y ofrecen sus poderes. Pues estos son los caminos que no ve el hombre. Que si los viera, se daría cuenta de que todo lo que el Elegido manda no es mando de él. Porque hay veces que el camino tiene pinchos, tiene cuestas. Pero amando con fuerza de vendaval sigues el camino y Dios te espera. Y ya, cuando Lo sientes, dices: “Señor, me has concedido lo que Te he pedido y Tú quieres”. Que esta petición es que conozca todo el Mundo que amando a Dios no hay muerte, hay Vida sin cuerpo, que es la que Dios manda a la Tierra para que hable de su Reino. Que esta vida, cuando lleva Mando de Dios, no hay quien la detenga.

Dios deja el Mando, y el Amor del Elegido tiene que divulgarlo para que el hombre busque a Dios y no viva en el pecado. Por eso estos Mensajes, en alta voz, hay que divulgarlos. Porque el oído los recoge y ya la boca no puede callarlos.

Desperté, oí:

Tu fuerza y tu presencia llevan algo que se guarda el que te mira.

Y algo siente por dentro, que se acerca o se retira.

El que se acerca te presenta alegrías; y el que se retira no puede compartir esta alegría porque no ama, aunque no lo diga.

Las alegrías Dios las manda y ellas se juntan.

Tú no dejes de recordar que Dios te ha elegido para de su Gloria hablar.

Si aquí pusieras silencio, Dios a tu espíritu Aquí no lo traerían jamás y haría que se perdiera el Mando que Él te da.

Las alegrías cada día se presentan para de Dios hablar.

Que no dejen los Mensajes de publicar, que esto va a ser repique de la Gloria Celestial.


***