lunes, 24 de mayo de 2010

El afán del Elegido - Libro 44 - Investigaciones a La Verdad - Tomo VII - Pag. 73-74


En Sueño Profético decían:

Si aquí no actuara Dios, este vivir ya hubiera tenido terminación. Pero se ve un vivir queriendo que todos sigan Camino de Dios.

El afán del Elegido es contentar y quitar sufrimientos que de Dios puedan retirar.

Dijo uno:

Aquí se ve a Dios. Todo el que se acerca recibe Enseñanza con Paz. Si el Elegido cuenta algo, es siempre para quitar importancia a lo que otro, mal te haga. Nunca recibe cansancio, aunque cansancio se presente y siempre quiera dar descanso. Cuando ve que quieren saber cómo es Dios en la Gloria, su responder se destaca, olvidando prisa que tuviera para hacer cosas de la Tierra. Estos son los consejos que da y enseña.

¡Es sufrir constante, querer que todos a Dios amen y que cumplan sus Leyes contentos!

Desperté, oí:

Esto tiene ya un avance que pone silencio.

Esto no lo esperaban los que tanto daño han hecho.

Sigue, sin dejar día, detrás de los que pueden conseguir que esto en alta voz se diga.

Esto, por ser de Dios, tienes que caminar con grande ilusión de Amor a Dios.

Hablaban de la vida del Elegido. Decían:

¡Cuántos síes tiene que poner donde otros pondrían el no!

Su sufrir es porque ve los pocos que a Dios aman.

Y Dios, a diario, su Mensaje manda.

Si no se escandalizara este Mensaje, Dios la muerte mandaba.

El que pueda escandalizar Esto y no lo oigan, piensa que lo van a ver como se merece.


***