martes, 11 de mayo de 2010

Decisión y Seguridad - Libro 83 - Te Habla El Profeta - Tomo XI - Pag. 71-72-73


En Sueño Profético decían:

Decisión sin seguridad puede ser fracaso. A los que Dios elige la seguridad les empuja a la decisión, y ya es triunfo seguro.

Dijo uno:

No puede Dios elegir para que el hombre haga que el Elegido fracase. Al Elegido Dios le da Enseñanza segura, y la seguridad y la Fuerza Divina le da la decisión.

Que compare el hombre estos Dictados con preguntas al Elegido, y tendrá respuestas con avance a lo que él haya leído en Teología, por querer Dios que siga su Enseñanza. Estos Elegidos que llevan Enseñanza para el hombre sus respuestas son infinitas, porque Dios manda la Enseñanza y también manda las respuestas en el momento justo y preciso que al Elegido le sean necesarias. La seguridad de quien le da la Enseñanza le hace presentarse al máximo tribunal de Teología que hubiera.

La seguridad empuja a la decisión, y ya reluce el triunfo.

Desperté, oí:

Las horas se acabarían y las respuestas sobraban a las preguntas que hiciesen.

¿No ve claro el hombre aquí que estos Dictados rebosan del saber que hay ahí?

¿Quién puede, día a día, escribir esta gran Teología sin que nadie se atreva a desmentirla?

Si lees cualquier frase y tú mismo tienes que decir “es Teología grande”.

Aunque no quieras a Dios, aunque quieras condenarte.

Pero verás la razón, que da derecho a callarte.

El “ve” de Dios te da fuerza y decisión incalculable.

Porque te quita montañas y también oscuridades.


***