martes, 18 de mayo de 2010

Los tiempos han cambiado - Libro 77 - Dios No Quiere, Permite - Tomo IX - Pag.122-123


En Sueño Profético decían:

Pon en tu pensar que cada día se cundirá más esta alegría que tanta falta le hace a este Mundo. Que lo primero que han puesto es decir: “Los tiempos han cambiado”, y este cambio es decir: “Yo tengo tres carnes que Dios me unió, y esta última no me da sufrir y quiere a los hijos que sus padres no querían, y no le importa que le diga que no son suyos”. Este pensar tiene dos sitios: Uno, no creer en Dios ni amarlo. Y el otro sitio, estar de acuerdo con el adelanto, que es camino de prostitución diciendo “los tiempos han cambiado”.

Desperté, oí:

Decían que este Elegido siempre tiene el pensar en el sufrimiento porque lo de Dios no creen que está al descubierto.

El hombre tiene que poner las Palabras y las Leyes de Dios en el sitio que Dios Padre a Dios Hijo le dio, que son el mismo Dios aunque tenga el Nombre de Dios Padre, Dios Hijo y Dios Espíritu Santo.

Decían que romper la carne que Dios unió es el pecado mayor.

Aquí queda chico el robo y las guerras, por ser muchos y no uno solo, como hace el que rompe la carne que Dios une hasta que el cuerpo tenga muerte.

El que crea estas Palabras ya está su espíritu viviendo el Mando de Dios, que es Mando de Amor Divino, único por no haber otro Dios.


***