sábado, 6 de febrero de 2010

Alegría - Libro 38 - Te Habla El Profeta - Tomo V - Pag. 191-192


En Sueño Profético decían:

¡Alegría de Dios,
que el hombre la desconoce!

¡Alegría de Dios,
que Dios no le niegue al hombre!

Al hombre que sabe pedirla y buscarla.

Pedirla, haciendo lo que Dios manda.

Aquí ya está pidiendo alegría,
porque si Ama, en el Mando va alegría.

Dijo uno:

El que Dios manda, con este Mando va contagiando alegría y siempre te va cambiando el pensar que tú tenias de no ver lo que a Dios le pedías. Te pone ejemplos vividos en los que Dios le cambió el sufrir por alegrías.

Desperté, oí:

Hablaban de la alegría cuando Dios tu petición concedía.

Esta alegría tienes que ponerla haciendo el bien en lo que puedas.

Y ya espera alegría en todo lo que a Dios pidas.

El hombre desconoce esta alegría porque pide sin Amor, exigiendo y ofendiendo, poniendo con otros comparación.

El pedir y el hacer son los dos creer.

***