sábado, 27 de febrero de 2010

No hay Amor a Dios, sin obras - Libro Recopilación - Hechos de Jesús Perdidos, Hoy Dictados en Gloria - Pag. 74-75


En Sueño Profético hablaban de Jesús, contaban Hechos de su Vida de Dios Hombre. Decían:

Él siempre decía:

“El que cree en mi Padre, Me busca a Mí, porque ya Me esperaba”.

Dijo otro:

Yo Le oí estas Palabras:

“Al que quiera mi Gloria, lo conoceréis sin que él lo diga. Lo mismo que al ver la fruta, conoceréis el árbol. Esto se conoce como al siervo y al señor”.

Dos Discípulos cuentan un caso que a ellos les cogió delante:

Estando un día en el campo con el Maestro, oyendo cómo teníamos que continuar cuando Él nos faltara, uno Le preguntó:

-¿Luego cómo sabrán que éramos tus Discípulos?

Dijo el Maestro:

-Deja la palabra “éramos” y coge “somos”, porque Yo continúo de Maestro, y enseñando al que mis Palabras quiera. Enseñaré en Espíritu y sabrán que sois mis Discípulos por vuestras obras, porque predicaréis con el ejemplo. No puede nadie decir que es mi Discípulo, sin hacer lo que Yo hago; y haciéndolo, lo dirán otros.

Cuando se ponía a hablar, todos poníamos la vista al suelo, y el silencio era escándalo. Nos hacía sentarnos, y Él, muchas veces, quedaba de pie. Cuando alguno Le hacíamos preguntas, decía:

-Preguntad, que si es con Amor, Yo os llenaré de Sabiduría, para que podáis llenar.

Desperté, oí:

No cambian las Palabras cuando son dichas por Dios.

Dios siempre dice: “amaos, las obras son cantos a la Gloria”.

La Gloria te exige que hagas lo que va en contra del pecado.

No hay mejor “sí amo a Dios”, que buscar a Dios en el Prójimo.

El Discípulo quería saber qué hacer para seguir diciendo: “soy su Discípulo”.

Dios Hombre y Maestro le repite lo que tantas veces habían oído los cristianos y los fariseos:

No hay Amor a Dios, sin obras. Y sí hay grande Amor y Obediencia a la Palabra de Dios, cuando tú amas al Prójimo sabiendo que éste es Dios.


***