martes, 16 de febrero de 2010

Confía a Dios tu carga - Libro 65 - Dios Habla Al No Quiero del Hombre - Tomo V - Pag. 45-46-47


En Sueño Profético decían:

Cuando sabes el peso que llevas es cuando te quitan el peso y a Dios le pides fuerzas. Al pedir ya notas que Él las manda y notarás en tu peso su ayuda y su Compaña. Lo que tú tienes que hacer es confiarle a Él la carga como Dueño que es de tu grande confianza, y ya un día te verás contento y sin la carga.

Dijo uno:

Pídele a Dios su ayuda que Él es el único para ayudar y quitar el peso que va en tu carga. Que es un peso en el pensar, pero como a Dios lo pongas en medio del pensar Él ya se pondrá el primero, y donde decías “no puedo” luego extrañeza tendrás cuando te acuerdes del peso que tuviste.

Tú abraza confianza y cada día verás que el peso, con Dios delante, ya te da facilidad para que pases camino sin decir “no puedo más”.

Desperté, oí:

Confíale a Dios tu peso y, de momento, verás que la carga tiene arreglo.

Pues a veces pesa más porque no ves el arreglo para el peso quitar.

A Dios le gusta que tengas confianza en Él y que nunca Lo dejes de compañero.

Porque Él puede arreglar lo que tú ya no le ves arreglo.

Lo que tienes que tener es su confianza sin peso.


***