lunes, 8 de febrero de 2010

"Profeta, Lugar que Hablo Yo" - Libro 1 - Meditaciónes y Palabras Directas con El Padre Eterno - Tomo I - 125-126-127


En Sueño Profético hablaban de los Profetas. Decía Domingo de Guzmán:

"Profetas no pueden faltar; Profeta es la Palabra de Dios dicha en el hombre y para el hombre. Los Profetas empezaron cuando Dios Hizo el Mundo, cuando Dios Hizo un Mundo material. Entonces Dios Tenía que Comunicar el Mundo Espiritual con el Material. Dios tuvo que empezar Hablando en el hombre, para que el hombre conociera a Dios, y Dios puso este nombre: Profeta, Lugar que Hablo Yo. Él Se Hizo Hombre, Era Dios, pero la Actuación fue del Padre y ya al Hablar en Él el Padre, Fue también Dios Profeta. Esto tiene que aceptarlo normal los hombres. Dijo Domingo a Tomás. "Tú Tomás, si un cuaderno igual a éste, en tus manos hubieras tenido ¿cuál decisión habrías tomado?"

"Va mi respuesta Domingo
y a esta Gloria yo no engaño.
Ésta sería mi Actuación:
Publicar pero sin descanso,
y antes de publicar,
iría leyendo y besando,
esta Gran Teología,
no de libros ni escribanos,
ni del gran intelectual
ni aquel que sea más osado,
puede escribir una frase
que Aquí le hayan dictado
porque El que a Ella Le Dicta,
Dicta de nadie copiado".

Desperté, oí:

Escándalo ni Revolución, no es la palabra a la Publicación.

La Publicación será adoración al Libro.

El Libro será unas reliquias vivientes, reliquias que irán sanando espíritus.

Estos Libros darán Paz al que los lea y medite en esta Eternidad.

DOMINGO DE GUZMÁN Y TOMÁS DE AQUINO.


***